Intención de oración universal: Derechos fundamentales

Para defender los derechos humanos fundamentales hace falta coraje y determinación.

Me refiero a oponerse activamente a la pobreza, la desigualdad, a la falta de trabajo, de tierra, de vivienda, de derechos sociales y laborales.

Piensen que muchas veces los derechos humanos fundamentales no son iguales para todos.

Hay gente de primera, de segunda, de tercera y de descarte.

No. Tienen que ser iguales para todos.

Y en algunos lugares defender la dignidad de las personas puede significar ir a prisión, incluso sin juicio. O puede significar la calumnia.

Cada ser humano tiene derecho a desarrollarse integralmente, y ese derecho básico no puede ser negado por ningún país.

Recemos para que aquellos que arriesgan sus vidas luchando por los derechos fundamentales en dictaduras, en regímenes autoritarios e incluso en democracias en crisis para que vean que su sacrificio y su trabajo de fruto abundante.

Intención para la evangelización: Sacramento de la reconciliación

Cuando yo voy a confesarme es para sanarme, para curar mi alma.

Para salir con más salud espiritual. Para pasar de la miseria a la misericordia.

El centro de la confesión no son los pecados que decimos, sino el amor divino que recibimos y que siempre necesitamos.

El centro de la confesión es Jesús que nos espera, nos escucha y nos perdona.

Recuerden esto: en el corazón de Dios estamos nosotros antes que nuestras equivocaciones.

Y recemos para que vivamos el sacramento de la reconciliación con renovada profundidad y para saborear el perdón y la infinita misericordia de Dios. Y recemos para que Dios dé a su Iglesia sacerdotes misericordiosos y no torturadores.

Intención de oración universal: Por las mujeres que son víctimas de la violencia

Hoy, sigue habiendo mujeres que sufren violencia. Violencia psicológica, violencia verbal, violencia física, violencia sexual.

Es impresionante el número de mujeres golpeadas, ofendidas, violadas.

Las distintas formas de malos tratos que sufren muchas mujeres son una cobardía y una degradación para toda la humanidad. Para los hombres y para toda la humanidad.

Los testimonios de las víctimas que se atreven a romper su silencio son un grito de socorro que no podemos ignorar.

No podemos mirar para otro lado.

Recemos por las mujeres que son víctimas de la violencia, para que sean protegidas por la sociedad y para que su sufrimiento sea considerado y sea escuchado por todos.

Intención para la evangelización: Al servicio de la fraternidad

Al rezar a Dios siguiendo a Jesús nos unimos como hermanos con los que rezan siguiendo otras culturas, otras tradiciones y otras creencias.

Somos hermanos que oramos.

La fraternidad nos lleva a abrirnos al Padre de todos y a ver en el otro un hermano, una hermana para compartir la vida o para sostenerse mutuamente, para amar, para conocer.

La Iglesia valora la acción de Dios en las demás religiones, sin olvidar que para nosotros cristianos la fuente de la dignidad humana y de la fraternidad, está en el Evangelio de Jesucristo.

Los creyentes debemos volver a nuestras fuentes y concentrarnos en lo que es esencial. Lo que es esencial de nuestra fe, la adoración a Dios y el amor al prójimo.

Recemos para que el Señor nos dé la gracia de vivir en plena fraternidad con los hermanos y hermanas de otra religión y no andar peleando, y rezando unos por otros, abriéndonos a todos.

Enero.2021-Human fraternity