Una misión de compasión por el mundo

Gracias por ayudarnos a movilizar a la gente a través de la oración y la acción, por los desafíos de la humanidad y de la misión de la Iglesia.