¿Qué mundo queremos dejar para el futuro?

Dejemos un mundo con familias.

Cuidemos las familias porque son verdaderas escuelas del mañana, son espacios de libertad, son centros de humanidad.

Y reservemos un lugar destacado en ellas para la oración, personal y comunitaria.

Recemos para que las familias, gracias a una vida de oración y a una vida de amor, se vuelvan cada vez más «laboratorios de humanización”.

Comunicado de Prensa  Comentarios intenciones 2019