La rama juvenil de la Red Mundial de Oración del Papa

El Movimiento Eucaristico Juvenil (MEJ) es un Movimiento Internacional de formación cristiana para niños y jóvenes de 5 a 25 años.
El MEJ invita a los jóvenes del mundo a vivir al estilo de Jesús, en una relación de amistad, de corazón a corazón, basada en una espiritualidad eucarística para la misión. Su fundamento es la pedagogía de los discípulos de Emaús: Evangelio, Eucaristía y Misión.
Encuentra su fuente en El Camino del Corazón.

Logo MEJ 24-01-16 curvas-01ESP

Es un Movimiento Internacional de formación cristiana

El MEJ se estructura en torno a claras líneas de acción, etapas de crecimiento cristiano, y una coordinación nacional sólida.
El MEJ es el segundo Movimiento Juvenil de la Iglesia Católica en número: 1 770 000 niños/as y jóvenes. Presente en 69 países en los 5 continentes.
Ver aquí donde estamos en el mundo.

 

Espiritualidad del MEJ

Su metodología está basada en la formación de comunidades, con una clara conciencia eclesial, en la vivencia de la oración, con tres fundamentos: el Evangelio, la Eucaristía y la Misión.

Su espiritualidad se ha nutrido de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola, llegando a ser esencialmente una espiritualidad eucarística. Por esto tiene las siguientes características:

– Parte de la vida real de los niños y jóvenes, considerando la etapa física, psíquica y espiritual en el que se encuentran, ofreciéndoles una formación que toma en cuenta sus carencias y necesidades, y que desarrolle sus talentos y capacidades.

– Invita a vivir en la amistad personal con Jesús, uniéndose a su Corazón, mediante: la Oración, que enseña a encontrar a Dios en todas las cosas, la escucha de la Palabra de Dios y la celebración de la Eucaristía.

– Llama a ser apóstol, a vivir el servicio como ofrenda a la Iglesia y al mundo.

El MEJ busca conducir a los niños y jóvenes al conocimiento interno de Jesús y de su Palabra. Formándolos para ser capaces de encontrar al Señor en todas las dimensiones de su vida diaria, mediante una oración confiada al Padre y la celebración comunitaria de la Eucaristía.

Es un movimiento esencialmente eclesial, vive en, por y para la Iglesia. Está siempre al servicio de la Iglesia local y en coordinación con sus estructuras. Por lo tanto el MEJ forma personas en comunión con las estructuras pastorales de las diócesis, parroquias y colegios.

Esta pertenencia eclesial y de amistad con Jesús se presenta en tres ejes o pilares fundamentales vividos en comunidad para suscitar con otros un proyecto de vida siendo Apóstoles:
– Evangelio: Contemplar para vivir al estilo de Jesús.
– Eucaristía: Alimentarse y ser moldeados por la vida de Jesús.
– Misión: Colaborar en la misión de Cristo al servicio de las necesidades y desafíos de la humanidad.

Después que han pasado por las etapas propuestas, la Red Mundial de Oración del Papa les seguirá ofreciendo, a partir de los 25 años, un camino espiritual, para vivir la entrega cotidiana al servicio del Reino de Dios.Este camino espiritual, llamado “El Camino del Corazón” despliega en nueve etapas los tres fundamentos del MEJ.

Cinco estilos de MEJ

Desde hace un siglo, la pedagogía del MEJ se ha adaptado a la realidad de cada Iglesia local.
Hoy día hay 5 estilos de MEJ diferentes en el mundo:

1 – El MEJ, una pedagogía de la elección – subraya la importancia del discernimiento.
2 – El MEJ “al estilo de Jesús” – subraya la invitación a vivir “al estilo de Jesús”.
3 – El MEJ “persona eucarística” – busca comprender mejor la Eucaristía y nuestro proceso de crecimiento en Cristo.
4 – El MEJ Cruzada Eucarística – La adoración al Santísimo Sacramento y la preocupación por la liturgia forman parte de su pedagogía.
5 – El MEJ Corazón de Jesús – Especial devoción al Sagrado Corazón de Jesús y oración por las intenciones mensuales del Papa.
Son acentos diferentes, pero hay un mismo fundamento.

“Somos jóvenes que queremos decir al mundo que nuestra alegría juvenil brota del encuentro con Dios, de amar desinteresadamente, de mirar nuestra historia con esperanza, del proyecto de Jesús que nos entusiasma y nos mueve a actuar.”

(Del Manual Latinoamericano del MEJ)